Lujo en tiempos de crisis

Ayer se abrió al público la colección The Very Best of Versace for H&M, y si abrió a las 10 (otros años que abrieron antes provocaron el caos en el consumidor compulsivo que llegó a las diez y era ya demasiado tarde) a la 13.30h ya cerraban. Eso pasó al menos en la tienda H&M de las Ramblas en Barcelona, donde después de ser muy bienvenidas todas (y solo ellas porqué allí solo se encontraba la colección de mujer) cogían “entrada” para dos horas más tarde, hasta colapsar los horarios y acabar con los Versace. El espectador muggle, o la gente común, nos limitamos a intentar ver la “expo” como si se tratara de un museo en  movimiento, limitándonos a ver desde detrás de una cinta roja, como “los afortunados” compraban en diez minutos su pieza del año. Porque después de haber esperado dos horas, o tres, o cuatro, o los hay que hasta se quedaron a dormir en la puerta del establecimiento desde la noche anterior, con sus pulseritas de colores que les marcaban el turno que les tocaba, tenían diez minutos para ver la colección, coger una pieza de cada estilo (un solo vestido, un accesorio, etc) y salir tal y como habían entrado, solo que un poco más satisfechos, más prouds de sí mismas, y menos ricas.

La colección en sí, al más puro estilo Donatella, destacaba por sus estampados geométricos y orgánicos combinados, las flores sobre fondos azul turquesa, los metales y los brillantes, vestidos cortos, cuero, formas rígidas, y todo muy electro y ladygagaizado. (Aún más colocado dentro de un H&M). Donatella se inspiró en las colecciones anteriores más barrocas para crear los diseños, ecco porque predomina el uso del oro y la alta saturación de colores que colapsan al ojo. Aún así, el modelo de fuerza de colores, metales y tejidos cuadriculados, se contrasta con el look inocente e infantil que se le ha dado a la campaña. Pero ayer, sintiéndolo mucho, el show estaba en el grandioso proyecto de marqueting de la marca, más allá de los vestidos, que daba igual lo que fueran: eran Versace y punto. El proyecto es hacer llegar a la gente de la calle aquello que ven como un imposible, acercarse a la juventud (eterno objetivo de nuestra sociedad) y a las celebrities del momento, haciéndolos sentir un poco más Britney Spears, más exclusivos y sofisticados de lo que son en un día normal. Buena muestra de lo que busca la gente en una sociedad como la nuestra a día de hoy: salirse de la norma, ser distintos, la individualización, lo excéntrico y a la vez más refinado, el lujo para todos: low-cost-lujo, el lujo en tiempos de crisis, y a disfrutarlo!

Cosas que nunca entenderé, o on anirem a parar?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: