Pantone histórico: el negro.

La historia del negro empieza en el s.XV, como símbolo de poder, inteligencia, trabajo o humildad. Los primeros ministros o banqueros fueron los que empezaron a llevarlo como símbolo del resultado de su trabajo: el dinero, puesto que el negro era un color muy costoso. Debemos tener en cuenta que el rey se caracterizaba por el rojo, así que el negro supuso una ruptura con éste: una muestra de los representantes de la burguesía.

Governors of the Wine Merchant's Guild, Ferdinand Bold. Mediados s.XVII

Si bien puede parecer el color del poder por su rigidez o seriedad, el negro destacó por resaltar las manos y la cabeza, más claras, símbolos del trabajo y de la inteligencia respectivamente.

Tampoco debemos olvidar el factor imitación. En la corte de Felipe III, Felipe el Bueno, duque de Borgoña, éste vistió de negro-luto por la muerte de su padre, hecho que la corte imitó sin cuestionarse el por qué. El factor imitación es el predominante en la Corte – con el caso llevado al extremo de Versailles.

Felipe el Bueno, 1450

En la República de Venecia, fue también uno de los primeros lugares donde el negro se usó más, por el Duce y sus comerciantes. Estos hechos no son más que una muestra de la nueva concepción del vestido como expresión personal y de estatus: ¡lavoro, lavoro e lavoro!

En España se difunde el negro gracias a Carlos V, educado por Borgoñes. La austeridad que representará este color en esta época, se convertirá más adelante en el negro Balenciaga.

Tiziano, Carlos V sentado, 1548

Cristóbal Balenciaga, 1951. vestido de noche. satén negro

En el s.XVIII, era de la Ilustración, el traje a la inglesa, austero y cómodo, de colores oscuros, hecho de paño y piel, pasa a ser el referente de moda masculina, mientras que el modelo femenino de referencia sigue en Francia. El traje del “new man” se convierte en una tendencia a seguir muy marcada. Es la nueva moda del hombre de ciudad, la nueva vida fuera de la corte marcada por los ideales calvinistas o del protestantismo; una mentalidad productiva y trabajadora que obliga al hombre a moverse y trabajar fuera de casa, eco como la moda empieza a responder a una funcionalidad.

El dandismo de Brummell. Wharton, Wits and Beaux of Society, 1861

Así Beau Brummell, el primer dandy, revolucionó la moda de Inglaterra de la manera más insospechada: el traje oscuro y sus complementos indispensables como la cravata. Nada más. El negro entre la multitud de colores sería pues el más destacado para la vista.

Con la misma idea de funcionalidad, así Coco Chanel, en el s.XX, hace del negro su material de trabajo. El color monacal del uniforme de su escuela, donde vivió como huérfana durante su infancia, marcó el resto de su vida.

Coco Chanel: ella misma su mejor imagen de marca.

El complemento resalta siempre sobre el vestido negro, austero, cómodo, de punto, ágil. Hasta hoy Karl Lagerfeld mantiene esta imagen Blanco/negro manteniendo así viva la esencia de Chanel.

Chanel, prefall 2012

Y el referente sigue y sigue hasta convertirse en la base de otras marcas como Calvin Klein donde el juego blanco/negro está siempre presente.

Calvin Klein primavera-verano 2011

Y el clásico nunca falla, así que siempre hay alguien que apuesta por él.

Anthony Vaccarello, primavera-verano 2012.

Así que si después de más de cuatro siglos, el negro es tendencia, es un modelo a seguir que nunca falla, es elegante, maduro y elegante, sencillo y complejo, clásico y moderno a la vez, podemos pensar que va a ser el color más vivo in eternum.




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: