cuento n.1: Prada

Prada o el Nylon a precio de oro.

Érase una vez Prada, una marca que nació con el nombre de “Fratelli Prada” 1913. Mario Prada, artesano del cuero, abrió en  Milán su primera tienda, y la llevó hasta que en 1978 Miuccia Prada, su nieta, se conviertió en una de las personas más influyentes del mundo de la moda así: por casualidad. Nacida en 1949, licenciada en ciencias políticas, comunista activista y coleccionista de YSL, Miuccia dio un giro de 360º a la marca de “casa bien” que había sido Prada hasta entonces. De acuerdo con Patrizio Bertelli, con quien más tarde se casaría, empezó en 1977 a producir bolsos y accesorios. Ambos se convertirían en una pareja inseparable de diseñador+gestor, como tantas otras.

Miuccia Prada en sus desfiles

Miuccia fue la rebelde de la familia, la niña bien que quiere salirse de la norma, y empezó rompiendo con todo y todo lo que era Prada en un inicio: la piel. En lugar de trabajar con pieles, su primer gran invento fue la mochila de nylon, con un toque deportivo y militar, que fue vendida a precio de piel, transgrediendo así el concepto del lujo que había hasta entonces; como Chanel hizo a su manera, riéndose un poco de la gente rica que solo quería aparentar y demostrar lo que era.

Mochila de Nylon de Prada

Así fue como el nylon se fue conviertiendo en su arma de trabajo, hasta que en 1985 salía toda la línea de sencillos bolsos, lisos, conocida como la línea vela. Se estaba creando un nuevo concepto de bolso: ligero, con la marca bien visible y bien confeccionado. Cómodo y práctico más que ostentoso. Miuccia inventó el lujo del s.XXI, el nuevo lujo, afirmando “No me gusta el buen gusto, no me gusta lo bello”: reinventando en concepto de lo feo, el culto a la fealdad y a lo intelectual; lo que está más allá de la moda.

Miuccia siguió con calzado, estrenaría en 1989 su colección minimalista, contraria a la moda de la época y siguiendo las bases de la corriente artística que lleva éste mismo nombre, y en los años 90 se mostraría a favor de la falda por debajo de la rodilla: Anti-Versace, anti-Cavalli, anti-sexy y con un toque mongil muy fuera de contexto.

En 1993 empezaría con Miu Miu, su segunda línea aún hoy muy querida por sus seguidores, en 1993 con el Prêt-à-Porter masculino y en 1997 con Prada Sport. Su gusto de “lo feo” fue sin embargo lo que hizo y aún hoy hace que Prada no sea ni vaya a ser nunca una marca muy comercial, sino una marca reservada a unos cuantos, a quienes ven más allá.

Miu Miu Cruise Collection 2012

Solo después de estrenar Prada Beauty (que solo se vende en Japón) y Prada Occhialli, Miuccia se decidió a lanzar el perfume (con el grupo Puig) en 2004; dejando para lo último aquello que las otras marcas invierten en primer lugar y es venta asegurada, pero que sin embargo para Miuccia era demasiado vulgar y común.

Prada no inventa nada, reinventa el feísmo. La mezcla de estilos de las distintas décadas del s.XX y sus esperados estampados en cada desfile, hacen de ella una marca dirigida a un público para quien la moda no es su centro principal de interés: hace falta concebir la marca y entenderla en su totalidad, o te pierdes por el camino. Es una diversión que requiere un esfuerzo intelectual, una sofisticación trendy, alternativa y ultrachic que hacen de ella un caos estilístico y visual.

 

Para su publicidad, Prada utiliza actores de segunda fila como Tim Roth o Norman Reedus; personajes que el público no conoce a simple vista y necesita de una descodificación intelectual para entender lo que nos estan transmitiendo.

Tim Roth for Prada

Pero Miuccia no se queda aquí, y la moda se mezcla con el arte y la arquitectura más contemporáneas: los epicentres Prada no son simplemente tiendas, son generadores de experiencias, nos transmiten algo y se visitan como un museo. Las exposiciones como la de faldas con formas naturales, o la instalación artística en Marfa, Texas, en forma de tienda en medio del desierto (que aún se puede visitar) son algunos de los conceptos que la marca nos transmite, mostrando así su lado más transgresor y artístico, más “pasado de moda” y más actual a la vez.

Prada Marfa, desierto de Texas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: