We hat it

Hace ya unos meses que las cintas, diademas, coleteros y varios adornos en el pelo van apareciendo en nuestras vidas y se ven cada día más por la calle. Los complementos son a día de hoy una de nuestras pequeñas muestras de personalidad, de individualización y diferenciación del resto, y entre todos, la figura del sombrero destaca por encima de las demás.

Como todas las otras piezas de vestir, el sombrero nació por una necesidad: la protección del sol o de la lluvia, con una utilidad práctica y un sentido simplemente funcional. Los esclavos griegos y los egipcios ya los usaron, pero hasta tiempos de Carlos VI rey de Francia, no se utilizaron en el campo, y sería con Carlos VIII de Francia (s.XV) que empezarían a poderse usar en la ciudad.

Hasta aquí todo bien, pero la búsqueda por la individualización en las grandes ciudades le dió al sombrero otro papel. Cabe destacar el papel de los grandes tocados y los postizos extravagantes, llamados Poufs, en la época de M.Antonieta, que podían llegar a hacer de 50 a 100 cm de alto.

Otro ejemplo claro fueron las esculturas en la cabeza en el s.XIX del modernismo, lo veíamos hace unos meses en el artículo “Barrets”, en La Vanguardia, en donde se hacía referencia a los problemas que estos grandes sombreros con alas causaron en los teatros, impidiendo la vista del de detrás. ¿Motivos? Lucirse, destacar, exhibirse.

Este año vemos sombreros de todos tipos, y destacan el Borsalino o Fedora, nacido en el s.XVIII y hecho de fieltro, sombreros de alas anchas, con adornos como plumas, pequeñas bandas (cinturones que refuerzan la corona), de colores claros, marrones, naranjas, azules, verdes o negros, sombreros de fieltro de alas pequeñas, con visera o solo con ala frontal, para todos los tipos de personas, de carácteres, ¿unisex? y cómodos. Pero como siempre, ¿qué prevalece aquí? La moda o la funcionalidad?

2 comments

  1. una entrada molt interessant!!
    a més, m’ha fet gràcia llegir-la ja que estic pensant en comprar- me un gorret però mai em decideixo perquè em fa vergonya posar-me’l! però diria que al final faré el pas! m’has convençut! 😛

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: