Que el fin del mundo nos pille fregando

Si Madonna fregando el suelo es la imagen de la nueva mujer aliberada... ¡que el fin del mundo nos pille fregando!

¿Somos un cuerpo o tenemos un cuerpo? No entraremos ahora en cuestiones teológicas pero es como para pararse a pensar. Hoy no haremos grandes reflexiones y os dejaré con algunas imágenes que nos hacen pensar.

Y es que a veces lo más obvio lo tenemos delante de nuestros ojos. La publicidad de las grandes firmas que llena nuestras ciudades y que estamos cansados de, consciente o inconscientemente ver, no deja de representar el mismo patrón esterotipado de mujer que tenemos en la cabeza: mujer objeto, mujer para ser observada, mujer como cuerpo portador de unas prendas que admirar, (pero no admirarla a ella), mujer como objeto de deseo… ¿Hace falta seguir?

Mientras que el hombre se ha relacionado siempre con lo puramente intelectual y con la razón, la mujer se ha vinculado a lo más salvaje y animal: lo irracional, lo físico: el cuerpo.

La mujer Dior expuesta a ser observada. En color rojo, color que está demostrado que despierta más pasiones de lo normal...

De esta manera, las fotografías de mujeres dominadas por hombres predominan (¿y gustan?) a nuestra sociedad, donde al fin y al cabo es él quien tiene el poder. Firmas como Dolce Gabbana, Moschino o Dior, para poner algunos ejemplos, nos traen esta imagen de la mujer: la mujer que se sostiene gracias al hombre, que es admirada sí, como una diosa, pero que si ellos la dejan caer, cae.

Hombre sujetando a mujer: título literal de la imagen.

La mujer deja de ser mujer para convertirse en símbolo: en este caso los hombres admiran y sostienen la imagen de América, mientras que ella (y su vestido refuerza la imagen) sirve únicamente de florero.

El hombre tal y como es. La mujer mostrando el vestido, sirviendo de percha.

One comment

  1. Totalmente de acuerdo. Pocas marcas comerciales y famosas presentan a la mujer como un sujeto único y válido de por sí y no gracias a la mirada del otro. Presentar a la mujer como cuerpo no sería tan grave si dicho cuerpo le perteneciera, si contempláramos el poder de la persona que lo posee. Pero no, son cuerpos para ser mirados y admirados, cuerpos que tienen un valor a través de la mirada del otro, cuerpos sin alma pero con vestidos bonitos… cuerpos que son deseados pero de seres sin deseos, seres vacíos, seres que no miran de frente, seres que sólo esperan a que alguien les diga cómo, dónde y qué. Pero llegará el día en que el ideal de belleza femenina dejará de ser el cuerpo y pasaremos a ser las mujeres.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: