Tales on Saturday: swimming to nowhere

Preparados, listos, ¡YA! Y sonó el silbido. Los seis nadadores preparados se lanzaron al agua y empezaron a avanzar. Sus respiraciones acompasadas empezaron poco a poco a parecer sofocadas, cansadas. Los brazos perdían la fuerza, los pies ya no hacían salpicar el agua… Los nadadores seguían poniendo todas sus ganas, esforzándose al máximo, intentando ganar una batalla perdida. El agua, impasible, inmóvil, no jugaba a su favor. Desde su carril, alzando la vista, podían verse los unos a los otros y al menos ver que todos se estaban cansando por igual sin llegar nunca a su objetivo. La piscina no terminaba nunca, por más que moviesen brazos y piernas, por más que respirasen… Habían llegado a su límite, al límite de su esfuerzo, de sus fuerzas. Y sin ver el final, perdieron las ganas. No pudiendo más, se hundieron en sí mismos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: